Últimos temas
» Confesionario.
Jue Sep 10, 2015 2:00 pm por Nicolette Beaumont

» Fairy Tail Adventure Magic||Afiliacion|| Normal
Miér Jul 02, 2014 6:27 pm por Invitado

» Saint Seiya Eternal Spirit [Elite]
Miér Mayo 28, 2014 2:50 am por Invitado

» Paradisu Inferus [Confirmación]
Vie Mayo 16, 2014 3:28 pm por Invitado

» Project Fear.Less - Normal
Lun Abr 28, 2014 10:16 am por Invitado

» Lost Dimensions - Afiliación Normal
Mar Mar 04, 2014 8:56 pm por Invitado

» Empareja al de arriba
Mar Feb 18, 2014 5:39 pm por Diedrich von Mayer

» Pokémon Vaffost [Afiliación Normal]
Mar Feb 18, 2014 7:01 am por Invitado

» Copy paste.
Mar Feb 18, 2014 1:25 am por Nicolette Beaumont


Theseus Lonwood [Personajes Canons]

Ir abajo

Theseus Lonwood [Personajes Canons]

Mensaje por Montesquieu Academy el Jue Dic 13, 2012 1:08 am

Normas y aclaraciones »

Por ahora sólo están disponibles los personajes de las dimensiones de TL, CSC y RW, próximamente se publicaran los personajes de la dimensión humana.

Antes de la obtención del personaje deseado se deberá proceder a cumplir con un casting. Esto consiste en pedir en este tema mediante un post el personaje deseado, posteriormente un Admin abrirá un tema en la sección de pruebas proveyéndote de una situación que deberás efectuar mediante un post de rol en el que debes simular ser el personaje canon que deseas, y deberás de rolearlo lo más apegado posible a este. Este post será calificado con una puntuación 1-20, si tu puntaje supera los 15 puntos podrás entonces crear una cuenta respectiva para el Canon y publicar una ficha oficial de este.

En esta mini-ficha brindamos información lo más detallada posible sobre cada personaje predeterminado. No obstante, en la ficha oficial esta información deberá completarse y expandirse, definiéndolos un poco mejor, esto sin perder la esencia del personaje en cuestión.

it's important

Lach Alighieri di Nucci
Habilidades

En su infancia fue explotado al límite el desarrollo de su capacidad con la telequinesis. Que sea específicamente Lach quien posea este atributo le hace un ser altamente peligroso.

Lach ha logrado llevar al máximo este poder. Logra tener el control sobre toda la materia, de la cual el peso influye, pero eso no es una preocupación para Lach. Todo consiste en poseer la materia con la energía que fluye su mente, para lograr el cometido de manipularla, trasladarla, o simplemente hacerla explotar sin si quiera tocarla. Lach ha conseguido ampliar el dominio de su poder a una distancia aproximada de 8000 metros.

A lo largo de su vida Lach debido a su poder queda físicamente vulnerable, por lo que a cambio del desarrollo de esta a tenido que desarrollar a su vez una fuerte resistencia, lo que hace que un golpe fuerte no sea suficiente para derribar a Lach, claro, si es que llegas a tocarle antes de que él haga que algún lugar de cuerpo te estalle o se quiebre.  

Personalidad

Lach es la imagen idónea para representar su dimensión. Intimida el hecho de saber que esta persona es el amo y dueño de la tierra a la que todos los seres demoníacos pertenecen, es de cualquiera el pensamiento de que el líder de todos los demonios debe de desprender una sanguinaria aura de terror. No obstante, resulta un alivio presenciar la armoniosa actitud que él conserva.

En un entorno en que personas se encuentren, hará parecer que cada movimiento de su cuerpo rebose de elegancia, añadiendo un delicado toque a su forma de expresarse. Cada una de sus expresiones son suaves, llenas de amabilidad. Lach data ser una persona ampliamente perfecta, digna de la confianza de todas las personas. Es alguien la cual al primer contacto resulta adorable, en él parecen predominantes los rasgos de sinceridad, bondad y paciencia, como sí de un genuino caballero se tratase.

Es una pena que Lach sea un hipócrita. Él es totalmente excéntrico, tanto que es admirable el hecho de que su cometido de pasar desapercibido siendo educado y amable  sea exitoso. Él es quien tras bambalinas manipula sus marionetas.

Lach es el agua mansa de la que todos se deben cuidar. Su verdadera personalidad es algo totalmente distinto a lo que muestra ante la sociedad. Esta persona no es irritante e incluso su presencia resulta agradable, pero este no confía en nadie, ni mucho menos se abre ante alguien, por lo que pocas o incluso nula cantidad de personas han sido testigos de la verdadera esencia que este demonio esconde. Pasa y resulta que Lach no sólo es poderoso, sino que también posee inteligencia, lo cual es un cáncer para quienes vayan en su contra. Lastimosamente ponerse de su lado no es suficiente, simplemente es mejor no cruzarse por el camino de esta persona para evitar ser atrapado en su tablero de juego. Él es del peor tipo de demonios, aquellos que son fríos estrategas, a quienes no les importa cuántos se lleven por delante siempre y cuando sus metas sean cumplidas, de esos que no importa quién seas o qué seas, hará lo imposible por manipularte con tal de lograr lo que quiere.

Su exterior parece blando, pero morderle implica lastimarse al encontrase con su sólido interior. Lach no sólo no es entendido con sus sentimientos, mejor dicho, parece no tenerlos, es increíble su capacidad para ignorar sus emociones y optar por seguir un lado más lógico, Lach es metódico y práctico, es de quienes prefieren pensar las cosas antes de hacerlas por mero impulso. Después de todo, gracias a esto está donde está.

Estar en la mira de Lach debería ser un calvario, cosa que no se siente así, él es tan encantador que vislumbrar su sonrisa resulta placentero al punto de no sentir cuando tras usarte eres apuñalado por su espada. Sin embargo, Lach pasará de ti si sencillamente no le eres útil, desde luego, pasará de ti con clase.

Es un egocéntrico y ególatra, además de egoísta. Él es su principal prioridad, las demás personas no son más que herramientas, en ocasiones, su arrogancia le hace cegarse, no ver las cosas de una manera más humana, le hace confiarse más de la cuenta y tal vez ese sea su talón de Aquiles. Hurgar en la mente de esta persona es evidenciar sus roces de psicopatía.

Es inconformista, busca más poder del que tiene. Sus métodos pueden resultar ortodoxos y crueles. Para él, el fin justifica los medios. Él es un pensador, observa cada detalle de las cosas, analiza todo meticulosamente para de este modo su dardo dé al blanco en cuanto a predecir las cosas que deberían ocurrir. Así es, Lach es un controlador, por lo que normalmente conserva un buen humor, al menos eso es lo que demuestra. La mayoría de las cosas le salen bien, es exitoso. No obstante, es de no creer lo mucho que le enoja cuando algo no marcha según su cometido, quizá, es la única cosa en el mundo que le hace perder los estribos, cosa que conlleva a que él se torne agresivo, sin embargo, no es propio de él dejar que alguien le vea en tal estado de debilidad.

Indagando más acerca de lo que verdaderamente es, su manera de actuar resulta infantil, sus movimientos suelen ser exagerados y re-buscados mientras que su manera de expresarse es vacilante, un tanto sarcástica y demasiado optimista. Casi siempre parece feliz, tiene una vida solitaria e insípida, pero el simple hecho de que todo vaya como él quiera le hace feliz, normalmente se le ve dibujar una sonrisa ladina la cual expresa mucho de sí, tanto su alegría como su sensación de superioridad y éxito, llevándole a tomar una manera relajada y de poca seriedad.

Es aconsejable disfrutar de la hipocresía de Lach, puesto que no será un momento agradable ser partícipe de su verdadera naturaleza.

Historia

Desde su nacimiento Lach fue dotado por estar en una familia con poder, no tanto como él habría preferido, pero lo era, era poderosa. Esta persona originalmente tenía un destino marcado, y es que era el legítimo heredero del cargo de capitán. Hijo único de una pareja con linaje de cargos altos en la milicia, de ellos, su padre era el actual capitán en cuanto Lach nació.

Lach desde sus tempranos inicios fue sometido a duros entrenamientos físicos y psicológicos para la capacitación y preparación de quien sería siguiente capitán de todo un ejército. Por ello, Lach tenía que estar bien adecuado para ello, pues sería una de las personas con más poder sobre Theseus Lonwood y debía estar al nivel, sea cual sea el método para moldearle adecuadamente.

Es válido decir que esta persona no disfrutó precisamente de una buena niñez, sí es que se le puede llamar así. Sus padres practicaban métodos tan ortodoxos y drásticos para entrenarle que rozaban la tortura física, mientras que era oprimido de tener una personalidad y deseos propios, implantándole como único foco el poder, no dejándole desarrollar cualidades sociales o emocionales. Lach perdió toda una juventud en su capacitación, poseía numerosas cicatrices que confirmaban este hecho. No le importaba, se sentía superior y completo debido a esto, e igualmente, esto sería el inicio para su inconformismo.

Él vislumbraba a ser un orgullo para su cargo, tenía una personalidad tan sería y madura, Lach se había convertido todo lo que sus padres querían, por lo que al cederle el título de Capitán se encontraban complacidos. No transcurrió mucho tiempo para presenciar la tiranía que el método de mando de Lach presentaba, era estricto y cualquier cosa que no le gustase, por mínimo que fuese, era castigada por su mano, desde luego, todo bajo la excusa de que esa era la voluntad del Líder de la dimensión, mientras que con esto Lach hacía lo que le placía a las espaldas de sus superiores, en el transcurso de su labor como capitán cometió incontables crímenes de los cuales la culpa resbalaba por su lado. No obstante, esto no quita que la familia líder llevase un mal gobierno para la dimensión, esta no hacía nada por nadie y sólo se abastecía para sí. La dimensión llevó por siglos el mismo periodo de oscuridad.

Oh Lach, él simplemente se rehusaba a tener que cumplir con las órdenes de su líder por el resto de su vida. Él llegaba a su límite, su actual posición no era para nada de su agrado, para él no era suficiente, quería y más que querer, necesitaba más poder del que tenía, él mismo lo exigía para sí. Después de todo, él era quien era, y podría tener todo lo que desease. A su favor tenía muchos puntos, a pesar de su tiranía Lach sabía cómo manipular a las personas, contaba con apoyo, y contaba con toda la indignación de la mayoría de las razas de la dimensión debido al mal mando que ejercían los líderes.

Entre todo su apoyo estaba alguien quien especialmente era crucial para su acercamiento con la familia líder. Y era la hija mayor, heredera al cargo de gobernante de Thesseus Lonwood. Era una mujer hermosa y encantadora, a pesar de tener un padre desagradable, ella poseía una personalidad frágil y femenina. Era una shinigami de sangre pura, comprometida con una persona de gran potestad en toda la dimensión con quien poseía un hijo bastante pequeño. Nada de esas cosas fueron algo importante para Lach, su objetivo era el de tenerla cerca al máximo, para de ese modo poder manipularla a su antojo, cosa que le resultaría fácil ante una persona tan transparente como ella lo era. Entre ambos hubo un desliz inesperado, ella esperaba un bebé, no iba a ser el hijo de su marido, sino de Lach, quien era ahora su amor platónico. Lach no la apreciaba como tal, pero ella sí, a tal punto de hacerla sentir afligida al no poder estar con la persona que quería, razón de que ella fuera la colisión de su familia debido al repentino deseo de romper la relación con su pareja al poco tiempo de que su segundo hijo naciera.

Lach no necesitaba nada más, toda la familia pasaba por un mal momento debido a los problemas que la heredera daba, además de que ya estaba lo suficientemente cerca de sus superiores como para atacarles desde dentro. Era más sencillo de lo que parecía, todos estaban de su lado y había logrado crear una situación de fragilidad en la familia.

Lach ideó un movimiento aplicable lo antes posible, llegado el día y la hora, toda la fortaleza de la familia había sido invadida y rodeada bajo sus órdenes. Se tomó la molestia de eliminar con sus propias manos al líder supremo de la dimensión, mientras que sus más fieles discípulos se ocuparon del resto de la familia, absolutamente toda, salvo por el hijo biológico de Lach, quien apenas tenía poco tiempo de vida y fue atesorado inmediatamente como el próximo heredero de Theseus Lonwood.

Proclamó el mando para sí mismo, nadie se levantaría, pues quien lo hiciese con facilidad sería suprimido, Lach tenía poder sobre todos los entes demoníacos. Una de sus primeras acciones fue ascender a Dante Arlington a capitán, lo mejor era tener alguien de confianza a su lado, quien no le cuestionase y le fuese leal, él era la persona idónea para adecuar ese lugar. Nadie discutía sus órdenes, su poder era absoluto al ser su mando similar al de una dictadura, no obstante, le convenía llevar un mejor gobierno que el anterior. Sin embargo, en las manos de Lach cayó una dimensión deteriorada, aunque no lo pareciese era vulnerable y lo era más con la caída de una jerarquía que poseía el poder desde los inicios.

No obstante, ahí estaba la fisura que conectaba con aquellas dimensiones: Ravenwood, Cole St. Clair y el mundo Humano, en éstas dos primeras había gente tediosa que no eran muy de su agrado, más sin embargo su interés se centraba en aquel peculiar y vulnerable mundo. Este último había aparecido en sus tiempos como Capitán, había sido irrelevante y nadie le había centrado su atención. Lach iba a ser la excepción. Ya estaba al tanto de qué habitaba allí: los humanos eran una raza avanzada aunque unitaria, simple y dócil, por no mencionar débil. En la mente de Lach la idea de poseer esa dimensión expandiría su dominio y por lo tanto su poder aumentaría, de ese modo, la restauración de Theseus Lonwood sería potencial, ya que los humanos por frágiles que fuesen contaban con un avance que era altamente provechoso.

Pocos días pasaron tras la aparición de este deseo para que Lach se viese notoriamente frustrado e irritado. Sus intentos de infiltrarse eran simplemente un fracaso debido a un problema del que Lach no se había percatado: los humanos contaban con protección. Y es que las demás dimensiones de un momento a otro habían decidido verse también envueltas con el plano humano, él no había sido lo suficientemente delicado en cuanto su estrategia.

La fuerza no iba a ser suficiente, y no por ello Lach desistiría. Poco tiempo después a él llegó un tratado para la introducción de su dimensión a la humana. Para Lach esto fue inesperado y era todo lo que necesitaba. Conectarse poco a poco con los humanos era lo ideal en ese momento, su objetivo ahora era el de sacar a Cole St. Clair y a Ravenwood de la mira de los humanos, para qué en el mejor momento, todo estuviese a su favor, y quizá, en el camino encontrar más aliados y gente que engañar.

Relaciones

Lach en ocasiones es afligido debido la débil relación que conlleva con su hijo, Theseus desde algún tiempo tiene una actitud cerrada. Lach sin embargo tiene asuntos importantes a los cuales centrar su atención, no obstante, aunque sean contadas las veces él cuando posee la oportunidad hace ademán de intentar ser un buen padre, así esta intención no resulte muy bien recibida por parte de Cassio, cosa que le frustra cada vez que lo intenta, Lach es consciente de que su persona no es muy del agrado para su hijo y no es algo que le extrañe. Más para alivio suyo, Theseus acata sus peticiones sin reclamo alguno.

Otro punto a tratar es la relación con su mano derecha de toda la vida, Dante Arlington, quien ha sido desde siempre una pieza crucial que para Lach es beneficioso conservar. Lach es consciente de la lealtad que es dada por Dante, y es lo suficientemente inteligente como para saber que ese tipo de personas han de estar mejor de su parte. Desde su remota niñez Dante ha sido partícipe, por lo que Lach a esta persona guarda especial aprecio y gratitud, aunque no sea algo que con frecuencia exteriorice. Dante es el rostro más frecuente en la vida de Lach, es quien lleva acabo cada uno de los movimientos que Lach deseé realizar, además, posiblemente es la única persona en el mundo a la que esta persona se muestra genuina, es decir, es tanta la confianza que Lach deposita en esta persona que es con quien únicamente se abre, mostrando desde ideas, preocupaciones, hasta gran parte de los rasgos de su verdadera personalidad, y es que simplemente la compañía de Dante es algo que curiosamente le resulta algo agradable y cómodo.  



Líder | 4203 años | Demonio | 30/08 | Bisexual | Izaya Orihara from Durarara!


Dante Arlington Knightley
Habilidades

Dante tiene admirables poderes sobre humanos, los cuales posee desde su nacimiento.

Para Dante levantar a una persona no es un problema, de hecho, levantar unas cincuenta personas no es un problema. Recibir un golpe de esta persona es algo temible, ya que posee una fuerza más que bestial, quizá, con sólo ser golpeado por su dedo te haría volar a más de 100 metros. Sí, Dante aparenta ser corriente, idea la cual se esfuma al verle levantar maquinaria que duplique por mucho su propio tamaño. Por lo que si Dante llega a enojarse, lo más apropiado sería correr hasta desaparecer de su vista, no vaya a ser que te golpee con algo, o peor aún: Que él te golpee.  

Físicamente Dante es medianamente rápido, lo cual para muchos es un alivio, ya que sería una catástrofe total si esta persona tuviese también una rapidez sobre-humana. Tiene conocimientos sobre armas de fuego, y sobre nada más relacionado con armas, Dante por suerte es lo suficientemente vago como para interesarse en invertir su tiempo en el dominio de alguna otra.
De antemano aconsejamos no jugar pisé con él.  

Personalidad

Es curioso que debido a su porte Dante resulte atractivo para gran parte de personas, sin interactuar con nadie parece sumamente masculino y elegante. Sin embargo, cuando le llegas a conocer es notoria su verdadera naturaleza, la cual no es precisamente agradable. Es alguien tan temperamental que es una tarea simple el irritarle, definitivamente es una persona difícil de tratar. Él no es precisamente una persona que piense las cosas antes de decirlas, y tampoco es que le importe hacerlo. No suele interesarse por los demás ni por los problemas de las personas que no son de su entorno.

Obstinado, intimidante y vago. Asegura ser un “caballero” pero es atrevido y habla de más. No sabe expresarse bien, por lo que muchas personas pueden mal entenderlo. Dante es quien siempre permanece a la defensiva, buscando problemas donde no los hay, quien piensa que todo se resuelve a la fuerza por lo que ya es algo totalmente normal que siempre esté metido en líos, que sin embargo, para él no son más que tonterías.

Desde luego, le falta un poco de elegancia, pero a cambio de eso sabe cómo ser masculino, posee una presencia fuerte e imposible de ignorar la cual impone de la mejor forma. Es un tipo con una actitud bastante irreverente y despreocupada, tal como el antihéroe que es.

Dante pasa a ser un personaje con poco sentido del humor al tener mala compresión del sarcasmo, por lo que se toma todo en serio. Es una persona tan falta de suerte, que en su manía por parecer duro y rudo en diversas ocasiones puede terminar por ser un personaje torpe y sin control de sus acciones, de las cuales, por su muy elocuente orgullo siempre negará sus fracasos y se conservará quisquilloso.

A pesar de la actitud desagradable que usualmente demuestra, bajo esta es encantador, genuinamente amable y protector. Es leal y baja la defensiva únicamente con personas de confianza. Le suma demasiada importancia a los buenos lazos que tenga forjados con contadas personas, ya que es un tipo poco llevadero y difícil de tratar, es irritable e irritantemente malhumorado al mismo tiempo. Dante es un deshonesto en cuanto a sus sentimientos, le cuesta de sobremanera exteriorizar sus emociones, mucho menos las entiende, por ende prefiere limitarse a ser un rabietas para evitar romper su "imagen".

Irremediablemente necio, cree tener la razón en todo, por lo que se puede llevar largas discusiones y aún así es complicado hacerle cambiar de opinión, no se convence con cualquier cosa. Tiene rasgos de ser impaciente y egocéntrico, lo cual es mala combinación, da como resultado muy poca tolerancia.

Es alguien bastante libertino que huye de los compromisos.

Historia

Desde los inicios la vida de Dante ha girado en torno a Lach, y es que en gran parte de su vida este se ha centrado en complacer a su amado Líder.

Su familia desde remotos tiempos había sido la más fiel seguidora del linaje de los Di Nucci, llegando al punto de convertirse en sus servidores desde hacía ya algunos siglos. Dante evidenció el crecimiento de Lach desde su nacimiento, en su temprana niñez compartieron lazos tan fuertes que eran dignos de hermandad. Sin embargo no siempre esto iba a ser así de bueno, a medida que el tiempo transcurría los entrenamientos para el ejército eran cada vez más fuertes, en especial los de Lach, para él empleaban medidas extremistas.

En esa época parte de los días de Dante se ocupaban en atender a Lach, quien al concluir los entrenamientos terminaba con una herida nueva, día tras días, y cada día una era más grave que la anterior. Desde luego, podía ser la demás servidumbre quienes atendieran las heridas del chico, pero este prefería que sólo su única persona de confianza lo hiciese. Para Dante era un honor, después de todo era su deber proteger y seguir cada paso de Lach, sin embargo hacía lo que hacía por gusto y no porque lo sintiese como una obligación.

Por causas necesarias el tiempo de Lach era cada vez más invadido por entrenamientos y deberes de su cargo, hasta un momento dado en el que Dante y Lach ya no cruzaban palabras y siquiera se veían. En ese punto ambos tomaban caminos distintos los cuales se volverían a unir en el momento que ejerciesen de manera oficial sus cargos.

Lach era el capitán y Dante su mano derecha. Por obvias razones la relación entre ambos nunca iba a ser igual, más sin embargo Dante guardaba intacto su aprecio por Lach. No siempre se sentía de acuerdo con él y no siempre era de su agrado los métodos de su superior, pero Dante se sentía complacido al ver cada expresión que Lach daba con él, es decir, notaba cómo era con él con quien únicamente parecía abrirse, y esto le daba una sensación de cierta felicidad combinada con alivio al ver que su lazo con dicha persona era cada vez más estrecho y que esto para Dante ya se había convertido en una necesidad. Él nunca se apartó del lado de Lach, estuvo todo el tiempo dispuesto a protegerle con su vida. Él fue la primera persona a la que Lach informó acerca de lo que quería, Dante no estaba convencido con la idea, pero si era la voluntad de Lach se haría lo que fuese.

Dante fue quien reunió todas las tropas que reforzarían y rodearían los edificios de los líderes de Theseus Lonwood. Dante era la voz de Lach, comandó y ejecutó cada movimiento que Lach quería. Asesinó a cada una de las personas que podrían interferir en el cometido de su líder. Atesoró y protegió a su hijo como si fuese el suyo propio. Dante en todo momento estuvo frente y detrás de Lach, limpiando y puliendo su camino, mientras hacía todo por proteger sus espaldas. Llevando a cabo trabajos sucio o tedios que pudiesen molestar a su líder.  

Por otra parte, Dante evidenció el crecimiento del hijo de Lach, con quien este último no se veía muy aferrado debido a su poco tiempo para trabajar en sus lazos. Por lo que Dante sin problema alguno se encargó de suplir el papel de padre que Lach no podía ejercer, e irónicamente, también reemplazaba el de la madre de Theseus, a quien en años anteriores asesinó sin escrúpulos el día en que Lach subiría al liderazgo de la dimensión. Dante más sin embargo había tomado un aprecio muy grande por Cassio, le instruía en entrenamientos y criaba como si de su hijo se tratase, por lo que prefirió ocultar muchas verdades de él.  

Relaciones

Testarudo y malhumorado, no obstante Dante no deja de ser la mano derecha de Lach di Nucci. Se toma en serio las obligaciones de su cargo, las cuales las desempeña a la perfección, no hay nadie que sea capaz de sustituirle. Él torna su comportamiento a uno serio y profesional cuando se trata de su trabajo como Capitán. Dante idolatra a Lach. Posiblemente es la única persona a la que Dante muestra respeto, cosa que no se debe confundir por miedo, puesto que Dante no teme a Lach, le ama a tal punto de rozar el enamoramiento. Ha sabido ganarse y merecido la confianza absoluta que su Líder deposita en él. Dante le es leal más allá de las obligaciones por su labor de Capitán.

Sin embargo, el trato que lleva con el hijo legítimo de Lach, Thesseus Cassio, es bastante diferente. Mejor dicho, es un trato informal y algo hostil, sin embargo no se trata de rivalidad, más bien de confianza. Por lo cual ambos personajes poseen lazos muy fuertes. Lazos que podrían calificarse como amistad e incluso hermandad. Thesseus es una de las personas que Dante más aprecia, pues le ve como si de su propia sangre se tratase, más su personalidad hace parecer que vacila este tipo de relación tratándole incluso como si fuese un hermano menor.



Capitán | 4212 años | Demonio | 06/07 | Bisexual | Shizuo Heiwajima from Durarara!


Theseus Cassio di Nucci » not available
Habilidades

Desde su niñez en él ha predominado mucho más su lado shinigami que su lado demoníaco.

Como poder, propiamente dicho, logró el temprano desarrollo de controlar su aura. Esta se torna a un visible color oscuro y posee para sí una textura algo intimidante, dándole la apariencia de un humo muy espeso y oscuro, llegando tomar un tono azabache. Theseus pasados los años ha sabido cómo sacar provecho y cómo desarrollar esta peculiaridad, de modo que ha llegado al punto de manipularla a su antojo. El principal uso que le da a estas sombras es el aumento de su consistencia compactándolas hasta logar un acabado más sólido de estas, y de este modo emplearlas como brazos, látigos o escudos. Por el contario, las dispersa a modo de hacerlas parecer neblina y emplearlas como táctica de huida o distracción.

Así mismo, físicamente, ha desarrollado más habilidad que fuerza. Predominando en él movimientos rápidos y sumamente ágiles. Como bonus para esta cualidad se ha destacado en los usos de armas corto-punzantes, en especial el empleo de dagas pequeñas o medianas, especialmente afiliados y múltiples.      

Personalidad

Él no es alguien a la que le importe mucho si es agradable o no para la gente, por lo que si su opinión respecto a algo es ofensiva, Thesseus no se detendrá a pensarlo ni mucho menos a elegir las palabras menos dolorosas, como persona directa qué es, no titubeará ni rebuscará nada.  No obstante esto no quiere decir que él diga lo primero que se le viene a la mente, todo lo contrario, detalla todas las cosas para dar una conclusión por todo lo alto. Esta persona puede tener siempre los comentarios más cortantes, sin embargo esto sólo sucederá si se le busca de mala manera, por el contrario Thesseus simplemente callará y se ahorrará la molestia de gastar sus energías dialogando con gente que no capte su interés.

No le da demasiada importancia a lo que sucede a su alrededor, sí es el caso, sólo se limita a entretener su tiempo observando las desgracias de los demás y, generalmente, burlándose interiormente de estas, sin entrometerse más de la cuenta. Thesseus sólo se limitará a ocuparse únicamente de sus problemas y sus obligaciones, es usual el que se niegue a brindar ayuda a las personas, para él, ya es suficiente con tener que cargar con las obligaciones de su propia existencia.

Tiene una actitud cerrada y combativa, mostrándose distanciado, taciturno e incluso en algunos casos hostil con personas que no le frecuenten, es decir, no es muy abierto a las nuevas amistades y conocerle por primera vez implica llevarse un mal trago con este apático chico. Con paciencia se puede lograr que esta persona desvele un poco más de sí mismo, dejando a la vista sus cosas buenas, tanto como sus cosas malas, aunque estas últimas puedan parecer más predominantes en su personalidad.

Paciencia, eso es lo que hay que tenerle, puede que a primeras sea árido y no se vislumbre humor en él, no obstante, su manera de expresarse es tan sarcástica que, sin quererlo o no, no deja de rozar lo hiriente.

Las reglas están para romperse, eso es lo que Thesseus piensa, esta persona no conoce el significado que conlleva la palabra “Respeto”. Él hace lo que se le viene en gana, no es negro, no es blanco, simplemente es gris, quien sabe cómo adaptarse a las situaciones y personas que le beneficien. Thesseus es una persona bastante diplomática, tiene conocimiento en el uso correcto de las palabras por lo que tiene una amplia capacidad para persuadir a las personas.

Thesseus es normalmente tomado como un “Chico malo”, y demostrarle que eso es lo que se piensa de él es ser automáticamente sentenciado a formar parte de su lista negra. Esta persona detesta de sobremanera a quien le tome como una mala influencia y más aún si esto se ve envuelto con su raza, puesto que ha tomado mucho odio por los estereotipos despectivos.

Posee una naturaleza muy complicada y tranquila, él precisamente adora su paz, por lo que cualquier cosa que le perturbe le resultará molesta y pesada. Normalmente se le ve andar independientemente, no frecuenta grupos ni lugares muy abarrotados de gente. No le gusta que le molesten y quien respete su regla no se verá perjudicado por el malhumor de este chico.

Saber cuando algo no es del agrado de esta persona no es algo complicado, suele dejar bien en claro este tipo de cosas con su actitud y expresiones. Cosa que es inmensamente distinta con sus emociones, aspecto por el cual Thesseus no parece tener problema alguno, no sufre por altibajos emocionales por lo que no es muy entendido con los sentimientos, que por ende tiende a jugar con ellos sabiendo o no lo que hace, ya que no los valora como debería ser.

Él evita enormemente las personas problemáticas, puesto que no atraen su atención y es demasiado orgulloso como para envolverse en un combate, pues considera este tipo de actitudes como algo corriente y sin clase.

Historia

La concepción de esta persona fue resultado del amor de una y el interés del otro, su primer nombre fue dado por deseo de su padre, haciendo irónica referencia a la dimensión que pasaría a ser suya. No eran buenos tiempos para la dimensión, al menos no para la familia de la que este chico provenía. Su llegada al mundo no fue más que un bonus de lo que era el objetivo de su egoísta padre.

Nunca llegó a saber nada de su madre, tan sólo era consciente de que ella no estaba ahí. Nadie quería tocar ese tema, y Cassio ya estaba cansado de insistir en el asunto. No la necesitaba, eso era lo que él pensaba, no se puede necesitar a alguien no has tenido ni imaginado tener. Por otro lado, estaba su padre Lach, quien no lo fue nunca en ninguna forma posible, quien únicamente se consideró con el libre albedrío de encomendarle misiones y manipularle a su antojo cuando estaba en posición de serle útil, en un dado caso, Thesseus notó estos detalles de su relación con él.

No obstante, esta persona tuvo la suerte de no crecer sola. Dante Arlington, capitán y mano derecha de Lach desde que Thesseus tiene memoria, fue quien se encargó de suplir tanto el papel de madre como el de padre en la medida que le fue posible. Para Thesseus, Dante ha sido el único quien realmente alguna vez haya hecho algo por él.

El crecimiento de Thesseus fue bastante simple para quien era. Tuvo todas las atenciones y cada capricho que quiso a cambio de prestar su servicio a su padre. De igual forma, la mayor parte de la educación de su vida se centró en entrenamientos físicos y de habilidad, en los cuales desarrolló diferentes destrezas, entre ellas la dominación de armas corto-punzantes y la capacitación para el control de sus sombras, poderes básicos de un Shinigami, no dejándole tiempo para trabajar en su personalidad ni en ampliar su relación con otras personas. Algo un tanto similar a la niñez de su padre.

Actualmente basa su tiempo en cumplir la demanda de Lach en cuando a la colaboración con el dichoso Tratado Dimensional, de su parte toca el reforzar la relación de su padre con los humanos.

Relaciones

Su respeto hacia Dante Knightley es prácticamente nulo. La principal diversión de Thesseus es perturbar a Dante hasta hacerle enojar, torna sus juegos con esta persona a unos ampliamente inmaduros. Es como si Dante fuese una pelota de goma a la que puede tomar en su mano y apretarla hasta des-estresarse completamente. No obstante, este lazo va un poco más allá de esto, puesto que desde el nacimiento del chico Dante prácticamente ha sido la imagen de paternidad que a la que Lach no tuvo la oportunidad de dar.

Por otro lado, la relación que conlleva con su padre biológico no es igual de estrecha y buena. Thesseus no se ve interesado en compartir absolutamente nada con esta persona, al punto de que su relación sólo está unida por los deberes que contraen los cargos de estas personas, Cassio se limita a únicamente cumplir con las órdenes dadas por su padre. No obstante, esto no es de su disfrute, Thesseus es consciente de la naturaleza de Lach, y sabe perfectamente que para él sólo data el ser una pieza de ajedrez, por lo que se torna repelente en cuanto a otros tipos de contactos que pueda tener con Lach.



Representante | 302 años | Shinigami - Demonio | 01/10 | Bisexual | Saitou Yakumo from Psychic D. Yakumo






Última edición por Montesquieu Academy el Sáb Jul 06, 2013 11:19 pm, editado 2 veces
avatar
Montesquieu Academy
Academia
Academia

Mensajes : 62

Volver arriba Ir abajo

Re: Theseus Lonwood [Personajes Canons]

Mensaje por Genji Komaeda el Sáb Nov 02, 2013 6:22 pm

Pido a Lach, si es posible.
avatar
Genji Komaeda

Mensajes : 2

Volver arriba Ir abajo

Re: Theseus Lonwood [Personajes Canons]

Mensaje por Montesquieu Academy el Sáb Nov 02, 2013 6:54 pm

La prueba para el personaje que has elegido se encuentra [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]. Mucha suerte!
avatar
Montesquieu Academy
Academia
Academia

Mensajes : 62

Volver arriba Ir abajo

Re: Theseus Lonwood [Personajes Canons]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.